La Guita

El origen

La marca "La Guita" tiene su origen en una anécdota de su fundador, Domingo Pérez Marín. Cuando alguien se acercaba a comprar manzanilla a la bodega, éste siempre preguntaba: "¿Tienes guita?", refiriéndose a si el comprador traía el dinero. De este modo, y con el paso del tiempo, la gente comenzó a llamar a la bodega como la de "La Guita". En el año 1908, para reafirmar la marca, se añadió al registro y se añadió un trozo de guita a cada botella.

Historia

Situada en Sanlúcar de Barrameda, la fundación de la Bodega Hijos de Rainera Pérez Marín se remonta al año 1852. Desde esa fecha, hace más de 150 años, se comienza a criar Manzanilla "La Guita", emblema de la bodega.

Fue en el año 2007 cuando la bodega pasó a formar parte del Grupo Estévez, uniéndose a las bodegas Valdespino y Marqués del Real Tesoro.

En la actualidad, "La Guita" se cría en dos cascos de bodega. El más antiguo, situado en la calle Misericordia número uno, fue convertido en bodega en el año 1867, ya que con anterioridad se trataba del hospital de San Juan de Dios. En la portada principal aún se conserva el rótulo sobre azulejo cerámico donde se lee el nombre primitivo de "Bodega de San Juan de Dios".

En 1993 se adquirió la bodega Pago de Sanlúcar Viejo. Con más de 11.000 m2, alberga un total de 14.000 botas dedicadas en exclusiva a la crianza de Manzanilla "La Guita". Además, en dichas instalaciones se encuentran las modernas instalaciones de embotellado.

La filosofía en la que se basa nuestra empresa es la de elaborar productos de alta calidad y ofrecer el mejor servicio. Este esfuerzo se ha visto recompensado desde hace años con la aceptación y fidelidad de clientes y consumidores convirtiendo "La Guita" en la marca líder indiscutible en el mercado español.