Château La Gaffelière

logo.jpg

La Bodega

 

Chateau la Gaffeliere evoca un gran vino, un "1st Great Growth" desde el comienzo de la clasificación de St Emilion en 1959.

La vid ha estado presente en las tierras de Château La Gaffelière desde la época galorromana, como lo demuestran los numerosos mosaicos descubiertos por Comte Léo de Malet Roquefort en 1969.

El vino proviene de un terroir excepcional, un “triángulo dorado” anidado entre las colinas de Pavie y Ausone. Pero un gran terroir no es nada sin la voluntad de los hombres. La familia de Malet Roquefort ha dirigido la finca con pasión durante más de 3 siglos, con un único objetivo: mejorar los viñedos y producir un vino de crianza increíble.

Las uvas se vendimian a mano, se transportan en cajas pequeñas y se colocan directamente en una cámara frigorífica (8°C) durante una noche.

A la mañana siguiente, los racimos se despalillan mecánicamente y las bayas se envían a la clasificadora óptica (comprada en 2013) mediante una cinta transportadora.

Las bayas seleccionadas llenan las tinas por gravedad natural ya que se encuentran debajo del área de selección. Completamente renovada en 2013, la sala de tinas está compuesta por 20 tanques de temperatura controlada, hechos de acero inoxidable de color púrpura y con forma troncocónico invertido.

Este nuevo espacio dedicado a la vinificación es de alta tecnología, innovador, estético y práctico. Sin embargo, su arquitectura sigue siendo tradicional a través de sus paredes de piedra y estructura de madera. Cada parcela se trabaja individualmente, con el fin de extraer la mejor expresión de su terruño. Suaves remontados y pisadas acompasan la fermentación alcohólica. Luego algunos lotes se encuban para la fermentación maloláctica, mientras que los demás permanecen en tanques para este proceso.

El proceso de crianza sigue también la gestión parcela a parcela. Como la bodega subterránea se encuentra debajo de la sala de barricas, también se aprovecha la gravedad natural para llenar las barricas con el vino. Cada año se compra el 50% de barrica nueva de roble francés.

Bajo una cúpula de hormigón, con control de temperatura y humedad, nuestro vino envejecerá tranquilamente durante 14 a 16 meses.